CESTAS DE NAVIDAD EN HAZTUCESTA
NOTAS DE PRENSA HAZTUCESTA

Moet Chandon Rose

Moët & Chandon Millésime Rosé 1999
26% Chardonnay, 48% Pinot Noir, 26% Pinot Meunier

Moët & Chandon es, con casi treinta millones de botellas anuales, el mayor productor de champagne y con toda probabilidad de espumosos del mundo. Fundada en 1743 por Claude Moët, la casa alcanzó la fama de manos de Jean-Rémy, amigo del mismísimo Napoleón y alcalde de Epernay, a principios del siglo diecinueve. La bodega es originaria de éste pueblo, aunque tiene acceso a multitud de viñedos a lo largo y ancho de la región. Para Richard Juhlin es precisamente en este hecho, la variedad de materia prima de diversos lugares para sus diferentes cuvées, en el que reposa la solidez de la casa. Según sus palabras, el salto de calidad entre el archiconocido y vendido Brut Imperial NV y los champagnes de añada de la casa es muy grande. Los pueblos en los que se encuentran los viñedos a los que la casa tiene acceso incluyen nombres tan ilustres como Choully, Cramant, Aÿ y Le Mesnil-sur-Oger. El estilo de los vinos de la casa, si bien es difícil generalizar debido a la considerablemente amplia gama de cuvées, suele estar enfocado al disfrute por un público amplio, buscando la redondez y el éxito inmediato y popularizado.

Para el rosé de añada, se añade parte de la uva vinificada en tinto de forma separada, como suele ser la norma en la región. Comparando los datos que aparecen en la bodega acerca de la composición varietal del vino, parece que para esta añada han aumentado la cantidad de Pinot Meunier, en detrimento de las otras dos variedades. Esto probablemente se refleje en una mayor accesibilidad del vino a corto plazo causada por la más rápida evolución aromática de la Meunier y, en teoría, una menor aptitud para la evolución a largo plazo. La crianza total del vino alcanza los seis años.

La añada de 1999 no ha pasado de ‘buena’ en la recientemente publicada guía Le Classement des Meilleurs Vins de France 2007, asegurando que en general se trata de vinos muy accesibles y que probablemente se encuentren en un buen momento de disfrute. Se alcanzó un buen compromiso entre calidad y cantidad, en una añada caracterizada por una buena madurez y una acidez suficiente. Calidad bastante homogénea entre los diferentes pueblos. Las condiciones climáticas, salvo pequeños acontecimientos, fueron bastante benignas. La floración tuvo lugar a finales de junio, y un verano soleado dio lugar a una maduración adecuada y a unas excelentes condiciones de vendimia.

El estilo de la casa, el carácter de la añada, el mayor aporte de Pinot Meunier, el largo tiempo de contacto con la lías, todo se confabula para dar lugar a un champagne generoso y disfrutable, popular. Para beber en compañía de comidas creativas y conversación relajada.

Añadir a tu cesta de navidad