CESTAS DE NAVIDAD EN HAZTUCESTA
NOTAS DE PRENSA HAZTUCESTA

Deshidratar Setas

¿CÓMO DESHIDRATAR LAS SETAS?

Las setas deshidratadas ofrecen otras ventajas en su cocina: pueden preservarse para ser utilizadas en futuras ocasiones, y para poder preparar diferentes guisos que permiten añadir un sabor diferente cuando troceadas o molidas, son utilizadas como condimento en diferentes platillos. El pie cuando es retirado es excelente para esos últimos fines.

La deshidratación es muy sencilla y pueden ser aplicadas varias técnicas:

A la temperatura ambiente: colocarlas en un recipiente lo más extendidas posible en la habitación más cálida (puede ser la cocina). Si considera necesario puede taparlas con un paño para evitar insectos y polvo. Una vez que estén perfectamente secas puede guardarlas en un frasco o en una bolsa de papel. Esta técnica es factible en climas donde la humedad no sea un factor limitante que pudiese afectar este proceso. En las comunidades mexicanas unen los hongos con un hilo y los cuelgan cerca del fogón o de la estufa.

A la luz del sol: colocarlas en un recipiente, al igual que la técnica anterior, y exponerlas a la luz del sol durante el día. Se debe tener especial cuidado con la temporada de lluvias, así como también protegerlas del polvo y de los insectos. Pueden alternarse ambas técnicas.

Al calor de la luz de focos: esto requiere elaborar una secadora, que consiste en una pequeña caja de madera con focos, que guarden el suficiente calor dentro de ella para un deshidratado rápido.

El molido de las setas se puede realizar en un molino convencional, una licuadora, o bien en un mortero.

Para rehidratar las setas, sólo tienes que ponerlas en agua templada durante 20 minutos o hasta que veas que están gorditas e hidratadas.

Fuente original
Añadir Setas deshidratadas a su Cesta de Navidad